La verdad sobre el trader exitoso es la del trader que no deja que su operativa se vea condicionada por sus impulsos y emociones, esto lo tenemos todos claro una vez que llevamos un tiempo operando y constatamos que la consistencia no se consigue únicamente ni principalmente a través del dominio técnico de sistema que usamos. Y este control emocional es lo que diferencia al trader consistente de la masa, cuya operativa errática obedece a temores y ambiciones, que originan malas decisiones tanto en la valoración de las negociaciones candidatas como en la forma de gestionarlas una vez abiertas. Esto estaba claro. Pero hay un matiz importante.

Todo empieza y acaba en ti

Cuando compruebas que haciendo las cosas bien, es decir, aplicando tu sistema de análisis conforme a tu plan de trading de forma inexorable, los resultados llegan y, al contrario, cuando dejas que alguna emoción te lleve a abrir una negociación que sabes que no debías abrir, y por consiguiente añades a tu semana un stops evitables, entonces entiendes una realidad que estaba ahí: que todo empieza y acaba en ti. Realmente los demás no importan, no compites contra ellos, ellos realmente son tú, su comportamiento errático es el tuyo errático. Si superas ese comportamiento en ti, lo superas en los demás. La masa eres tú mismo a escala menor. Compites contra ti mismo, porque tú, como parte (y representante) de la masa, eres el enemigo a batir: tu inconsistencia emocional es el enemigo a batir 

Derrota a tu yo impulsivo

Cuando vas adquiriendo disciplina (porque el sistema hace tiempo que lo dominas, llevas horas de monitor a cuestas, y sabes leer el mercado), la conclusión es que en el trading, no compites realmente contra miles de otros traders. Para superar a los demás, basta con superar el comportamiento impulsivo que te caracteriza como masa. Olvídate de ellos, focalízate solo en superarte a ti mismo (es decir en superar tu propio comportamiento impulsivo). Si eres capaz de derrotar a tu yo impulsivo, estás derrotando a la masa de participantes, que se comportan exactamente igual que tú: impulsivamente. Dejas de comportarte como la masa, pasado a ser de la minoría.

Si me supero a mi mismo paso a formar parte de la minoría

Entender este enfoque que afronta el reto de pasar al grupo de la minoría  mediante la superación de la impulsividad apuntando a una dificultad de escala asumible: yo mismo, facilita mucho lograr el objetivo de alcanzar esa frialdad emocional absolutamente imprescindible para operar. No es lo mismo saber que si me supero, ya he superado a todos y ya he conseguido formar parte de la minoría que tener la idea de que debo de ser un super humano capaz de superar a la mayoría de los participantes del mercado. Al enfocarnos en nosotros mismos, podemos trazar una planificación, seleccionar y aplicar las técnicas de defusión que mejor se nos adapten, llevar un registro de las barreras psicológicas que vamos superando… Podemos observar cómo progresamos, como cada vez más los stops dejan de ser evitables, es decir vemos cómo dejamos atrás los stops debidos al comportamiento temperamental para ejecutar solamente los stops que entran dentro del sistema, los que van asociados como mal  menor al ratio ganador que nos da el sistema de análisis técnico que empleamos. Llegados a este punto: ya formamos parte de la minoría.

 

¿Quieres conocer los 3 aspectos del Trading que cambiarán tu vida? – Accede a nuestro E-book gratuito

 

 

E-book Gratuito 3 aspectos del trading que cambiarán tu vida

E-book Gratuito 3 aspectos del trading que cambiarán tu vida

Consigue tu Ebook gratuito